“Las herramientas del pensamiento positivo”

Para lograr un sueño o un objetivo en nuestras vidas es necesario tener pensamientos positivos, hoy te doy 6 herramientas para que trabajes en ellas y puedas lograrlo y así conseguir tener una mente más positiva.


  • Fomentar el optimismo: La vida no es blanca ni negra, sino que está compuesta por infinitos tonos que fluctúan en función de las situaciones con las que nos vamos encontrando a lo largo de la existencia. La cuestión radica, más que en centrarse en los obstáculos o los desafíos, en darnos cuenta cómo nos enfrentamos a ellos.

  • Eliminar los pensamientos negativos: Los malos pensamientos son aquellas ideas que cruzan nuestra mente dejándonos una sensación de malestar, inseguridad, enfado o angustia, que pueden arruinarnos un momento de disfrute o incluso el resto del día. Sin embargo, los malos pensamientos son habituales e inherentes a la mente humana. Los expertos aseguran que más de las tres cuartes partes de las ideas que cruzan por nuestra cabeza están acompañadas de malos pensamientos. Así es difícil no tenerlos. La clave está en disecciones esos pensamientos y hacerlos menos temibles con los datos objetivos que tenemos al alcance.

  • Cultivar la autoestima: La autoestima se basa en la confianza que tenemos en nosotros mismos, especialmente respecto a nuestra valía, nuestras características y nuestra forma de ser. Nos habla del amor que sentimos por nosotros mismos y del grado de aceptación y apoyo que nos prestamos y que hacemos prevalecer frente a la adversidad. No es fácil desarrollar la autoestima cuando estamos tan sometidos a las críticas externas, y la valoración y el juicio de los demás. Requiere hacer un ejercicio de introspección, de alianza con uno mismo y de construir una buena opinión propia a prueba de ataques y grietas.

  • Dejar de preocuparnos: Preocuparse consiste en estar ansioso por alguna situación que nos está sucediendo o que contemplamos como posible. Cuando nos preocupamos en exceso nos sentimos de esa forma incluso por situaciones que ni siquiera es probable que sucedan de verdad. La propia palabra (pre-ocuparse) significa ocuparse de las cosas antes de que sucedan. Esto nos lleva a contemplar un escenario que todavía no se ha presentado, habitualmente malo o descorazonado. Para superar la preocupación, lo primero que debemos hacer es determinar y entender por que nos estamos preocupando, i nos preocupamos por causas concretas o solo por si acaso.

  • Reducir el estrés en nuestra vida: En el mundo occidental asumimos el estrés, como algo natural, una carga con la que contamos e, incluso una herramienta para demostrar nuestra valía. Estar estresado por el trabajo, sin ir más lejos, se entiende como algo bueno, debido a que significa que estamos muy ocupados, que gozamos de éxito. Pero el estrés no es bueno, como demuestran muchos estudios realizados. Sin embargo es importante encontrar tiempo para dedicárnoslo a nosotros y a los nuestros, para desarrollarnos y crecer internamente, así como para descansar y disfrutar. Puede ser difícil, pero es necesario para dar calidad a nuestra vida.

  • Vivir con serenidad: La serenidad es ese estado mental que nos permite estar en paz y en calma, y que nos ayuda a sumir la existencia sin ansiedad. La serenidad es una actitud mental que puede desarrollarse y que puede ayudarnos a pasar por los malos momentos sin sufrir tantos altibajos ni perder la salud interior. Al aceptar que la vida está llena de cambios, y que eso no se puede modificar, es más fácil adaptarse, incluso cuando llegan esos cambios que pueden alterar nuestras vida de forma drástica. Vivir esos cambios con la serenidad de saber que son imprevisibles, que no se los puede detener, ayuda a evitar sentimientos como la ira o la rabia que se desprenden de la impotencia, o la frustración y el cansancio que deriva de intentar cambiar algo que ya no puede ser cambiado.



Es fundamental ya que a lo largo del camino si no estamos preparados positivamente cuando nos surjan contratiempos nos desmotivaremos y desistiremos en ellos rápidamente. Por eso es importante trabajar nuestros propios pensamientos para convertirlos en nuestros aliados.


Feliz semana.