"Crea tu propósito".

La incoherencia entre lo que somos y lo que hacemos es una de las principales causas de insatisfacción en nuestras vidas. Alinear nuestro trabajo con nuestras pasiones es la solución.

Tu propósito es tu por qué, pero yo creo es que no es que lo descubres, si no que lo creas. Yo creo que ahora en los tiempos que corren tener un propósito de vital importancia, es más importante que nunca. Sin un propósito claro, irás a la deriva, seguirás los convenios sociales y finalmente, sentirás un vacío interno.

Todos los vacíos buscan llenarse y en ausencia de un sentido claro, recurrirás a actividades que te mantienen constantemente ocupado y en movimiento, cada vez más rápido, sin una dirección predefinida, sin un sentido.

Pos eso hoy quiero hablaros sobre las características de un buen propósito para vuestra vida y los negocios, y los pasos para crearlos.


Pasos para crear tu propósito:

Buscar tu propósito suena mucho más grandioso de lo que realmente es.

Intentar encontrar la vocación perfecta a la que dedicar el resto de tu vida puede llevar a engaño. Puede generar ansiedad y parálisis por análisis.

El objetivo es identificar un punto de partida, sabiendo que irá cambiando con el tiempo.

Lo importante es empezar. Nada te ayudará a aclarar tu mente como la acción y la experiencia.

Mira hacia dentro: Todos nacemos con un código genético único. Junto con el entorno en el que se desarrolla, lleva a la aparición de intereses e inquietudes. Nos sentimos guiados por una curiosidad profunda. Unos pocos tienen claro su propósito desde pequeños, pero la mayoría no sienten una vocación predefinida.


Reconecta con el pasado:

¿Qué cosas disfrutabas más de pequeño y podías hacer de manera incansable?

¿Qué te hace feliz en tu vida?

¿Cómo puedes ayudar a otros a sentir lo mismo que tú?

¿En qué eres bueno?

¿Qué talentos tienes?

¿Qué cualidades admira de ti la gente? Si no lo sabes, pregunta a cinco amigos.

¿De qué te sientes orgulloso en tu vida?

Imagina que ya eres un anciano y que estás en tu último día de vida:

¿De qué crees que te arrepentirías?

¿Cómo te gustaría ser recordado?

(Revisa tus respuestas e identifica ideas comunes, patrones que se repiten, vamos a llamar a cada uno de ellos “intereses”).

Es suficiente con tener algunas ideas de partida y, a partir de ellas, empezar a mirar hacia fuera.


Mira hacia fuera: Tus respuestas a las preguntas anteriores son indicadores, pistas de hacia donde apuntan tus gustos y talentos.

Para cada uno de los intereses identificados, piensa cómo podrían ayudar a los demás, qué problemas podrías resolver, o dicho de otro modo, quién estaría dispuesto a pagar.

Se trata de buscar la intersección de tus intereses y talentos con lo que le interesa al mundo. En esta intersección ocurrirá la magia.


Lo que te interesa a tijpg


No busques un impacto masivo al principio. Tu propósito irá creciendo, se irá ampliando. No esperes terminar este ejercicio con una idea clara y un propósito totalmente formado. De momento sólo tienes ideas abstractas, es normal. La claridad real llegará en el mundo real.


Actúa y ajusta: Ya tienes algunas ideas de la intersección, de tu zona de máximo impacto. No dejan de ser ideas en tu cabeza. El choque con la realidad les dará forma y claridad.

El propósito no se crea a través de la contemplación, sino a través de la acción. Interactuar con el mundo, a partir de tus ideas iniciales, te ayudará a cristalizarlo.Para ello, utiliza la estrategia de las “pequeñas apuestas”. Son acciones que, sin requerir mucha inversión, te permiten testear y refinar tus ideas.

El proceso constante de prueba y error supera la mejor planificación. La intersección con el mercado es lo que importa.

Cosas como trabajar a tiempo parcial en algo relacionado con tu propósito, buscar un mentor, lanzar un blog, iniciar un podcast donde entrevistas a figuras de referencia en los ámbitos que has definido, intentar conseguir tu primer cliente…

Trabaja gratis si es necesario, la experiencia es tu principal pago al principio. El objetivo de estas pequeñas apuestas es doble:


  • Validar que realmente te gusta. Cuando transformas un hobby en algo más serio quizá decidas que no te atrae tanto como pensabas.
  • Validar que a la gente le interesa. Debes asegurarte que hay personas que están pagando por productos/servicios como los que estás desarrollando.

Profundiza: Si quieres una vida extraordinaria, debes aportar algo extraordinario. ¿Cómo una persona ordinaria logra algo extraordinario? A través de la maestría.

A medida que experimentas, tus ideas tendrán más claridad. Desde este momento, empieza a profundizar. Tu objetivo es convertirte en un maestro, un gran artesano en el ámbito que elijas.


Crear tu propósito en la vida tiene un fin eminentemente práctico. Si tienes un propósito claro, estarás más motivado, persistirás más, te recuperarás antes de los fracasos, dedicarás más esfuerzo a ser el mejor en tu campo. En consecuencia, tus probabilidades de lograr lo que te propones son mucho mayores. No sólo te verás recompensado económicamente, serás más feliz.