¿Cómo enfrentar con éxito una frustración? 

Lo primero que debemos saber es qué es la frustración:


La frustración es el sentimiento que se produce cuando una persona no logra alcanzar el deseo planeado para satisfacer una necesidad. En este escenario, cada uno reacciona emocionalmente manifestando rabia, ira, malestar, ansiedad y desesperación.


¿Cómo se puede enfrentar con éxito la frustración?

La frustración es un estado reversible y transitorio y, por tal razón, asumirla adecuadamente depende de una buena actitud por parte de cada uno. Debe estudiar y entrenarse constantemente para gestionar los resultados negativos o inesperados tanto en su vida personal como en su entorno.

De cierta manera, la frustración puede clasificarse como una reacción inconsciente que desencadena una emoción desagradable cuando se presentan obstáculos en la ocurrencia de un hecho o resultado esperado.


¿Cómo se aprende la tolerancia a la frustración?

La tolerancia a la frustración debe enseñarse y fortalecerse en el desarrollo infantil, debido a que los niños pequeños no comprenden todavía la inmediatez con la cual se pueden producir las cosas. El procedimiento de tolerancia inicia cuando no se puede dar todo lo que desea y reacciona drásticamente a esa ausencia.

Con la interpretación del niño sobre lo acontecido como un hecho intolerable, comienza a través de verbalizaciones su deseo, el autodesprecio, el rechazo y la culpabilidad a otros. En esta etapa surgen respuestas conductuales como gritos, llantos, lamentos u otros comportamientos parecidos que permiten comprender la relación y la retroalimentación entre la experiencia negativa y la frustración.


Entre las acciones que pueden apalancar una adecuada tolerancia a la frustración tenemos la relajación, las pruebas controladas conductuales que supongan situaciones negativas, el aprendizaje para identificar emociones, el reforzamiento de logros y la adquisición de comportamientos para reaccionar ante situaciones de frustración.


Creo personalmente que hoy en día es una parte muy importante a trabajar y a reforzar en nuestros niños y adolescentes para educar una nueva generación más tolerante y con mayores valores.